Volver Noticias<<
Volver Libertad<<

Lonko Juana Calfunao se declara en huelga de hambre

Comunicado de Juana Rosa Calfunao Paillalef

10 de enero, 2006

1. - Como ustedes sabrán, con fecha 5 de enero de 2006 fui encarcelada por la jueza de garantía María Elena Llanos a petición del fiscal Alberto Chiffelle por cuanto se me consideró que soy un "peligro para la sociedad" como supuesta autora de los delitos de desórdenes públicos y amenazas a carabineros de servicio.

En la audiencia realizada el día señalado el fiscal se atrevió a llamar a mi Comunidad Indígena como una "pandilla" y a mí como la jefa de ella. Ese es el respeto que muestran los representantes del Estado de Chile por sus habitantes de origen mapuche que reclaman y luchan por sus legítimos derechos.

2. - Este proceso se origina en la reclamación que la Comunidad Juan Paillalef hace al Ministerio de Obras Públicas por la inexistencia de expropiación de casi 10.000 metros cuadrados de terreno de la comunidad que han sido usurpados por la construcción de un camino.

En Octubre de 2004, después de tomarnos el camino, llegamos a un acuerdo político con la Seremi de Obras Públicas en el sentido que si se determinaba que los terrenos no habían sido legal y legítimamente expropiados, dicho organismo concretaría a la brevedad la expropiación que nos afectaba.

Por Ord. N° 0395 del 1 de junio de 2005, la Seremi Jazmín Balboa me informó que por Decreto N° 947 del 10 de abril de 1947, el Director general de Obras Públicas autorizó la expropiación, entre otros, del lote N° 6 a nombre de Ambrosio Calfunao, la cual habría sido notificada en enero de 1949, y cuyo pago de $600 fue consignado con fecha 13 de enero de 1949 en la Tesorería Provincial de Santiago. El Decreto referido autorizó la expropiación de 300 metros cuadrados.

Hago presente que los $600 nunca fueron pagados efectivamente a mi padre Ambrosio Calfunao, de quien abusaron en su buena fe y en su ignorancia, por cuanto él era analfabeto en castellano, ya que sólo hablaba en mapudungun. Pero además, él no era el propietario de aquella tierra, ya que estas pertenecían a la familia Paillalef, según título de merced de 1913, y él nunca se casó legalmente con mi madre, propietaria por herencia, por lo que no había sociedad conyugal que mi padre representara.

Es decir, se le expropió y supuestamente se le pagó a quien no era propietario. El Estado chileno, con todos los medios a su alcance ni siquiera fue capaz de hacer legalmente este despojo. El refrán jurídico dice "el que paga mal paga dos veces". Pero el despojo es más evidente porque aun cuando esto fuera legal o formalmente correcto, resulta que el camino construido en los terrenos de mi comunidad tiene un largo de 670 metros por 25 de ancho. Es decir, tiene una superficie de 10.200 metros cuadrados. Aun cuando aceptáramos que "legalmente" fueron expropiados 300 metros cuadrados, existen 9.900 metros cuadrados que nos han sido despojados y no expropiados y pagados.

Éste es el punto que legitima mi lucha por el camino que atraviesa nuestra comunidad y que nos pertenece.

Ahora, pese a que es evidente la situación legal y la Seremi de Obras Públicas debiera cumplir su compromiso y ordenar la expropiación legal y el pago por los 9.900 metros cuadrados que nos perteneces, ahora rehuye su responsabilidad; miente diciendo que el camino fue expropiado y pagado y no honra su compromiso y pretende resolver nuestro legítimo reclamo mediante la represión policial.

3. - Pero ustedes saben que este encarcelamien-to no es más que la guinda que corona la torta, porque durante años he sido víctima de atropellos, abusos y delitos causados por agentes del Estado y por particulares. Hace años producto de la golpiza que recibí de parte de Carabineros perdí un hijo que llevaba en mi vientre, el que aborté.

Posteriormente, por defender a un hijo que estaba siendo golpeado por Carabineros en una manifestación, me rompieron un diente producto de un golpe propinado por el jefe de fuerzas especiales de Temuco. La autoridad regional reconoció implícitamente sus hechos.

Mi casa en el campo ha sido quemada intencionalmente tres veces, y pese a la existencia de dos procesos a cargo del Ministerio público, en uno de los cuales existió un fiscal con dedicación preferente por más de un mes, no se ha llegado a descubrir a los autores.

Entre los atentados incendiarios, he sido hostigada, amenazada y amedrentada por grupos de paramilitares que pasan frente a mi casa exhibiendo su armamento. Varias veces han disparado en contra de mi casa, especialmente de noche.

Me han matado animales domésticos.

Me han amenazado de muerte varias veces, directa e indirectamente, también a mi madre y a mis hijos, incluso a uno de ellos lo han acuchillado.

Está claro que mi labor como defensora de los derechos humanos de mi pueblo incomoda a varios vecinos poderosos, que son los actuales "propietarios" o poseedores de tierra que han usurpado a las comunidades mapuche vecinas.

Cada vez que he sido detenida por carabineros han usado fuerza irracional y excesiva en mi contra, provocándome lesiones notorias y evidentes, que a veces han sido negadas por el médico legista de turno y por el fiscal, pese a que fueron constatadas personalmente por una jueza de garantía.

4. - Por todos los atropellos y abusos que he descrito someramente, y porque el Estado de Chile ha demostrado en mi caso ser un Estado racista y represor, que se vale de sus agentes, carabineros, fiscales, jueces para callar mi legítima lucha, para golpearme, para encarcelarme y ni siquiera escuchar mis legítimas demandas es que he decidido renunciar a mi nacionalidad chilena.

No puedo ser parte de un estado que tiene una cara internacional que la muestra como democrático, progresista, respetuoso y fomentador de los derechos humanos, y que cuando internamente han requerido por justicia responde con su careta de represión, denostacíon, y encarcelamiento para los activistas de las legítimas demandas mapuches.

Por eso yo, Juana Rosa Calfunao Paillalef, Lonko de la comunidad Juan Paillalef. Hoy 10 01 2006 Empiezo Una huelga de Hambre seca sin ingerir Alimento hasta que las autoridades correspondientes se pronuncien por todas las violaciones cometidas en contra de nuestra comunidad:

  • El Esclarecimiento de los atentados Incendiarios.

  • Demarcación y cerramiento de mi comunidad

  • El desvío del rió hacia mi comunidad.

  • Juicio con Frontel S.A.

  • Grupos paramilitares que actúan en contra de mi comunidad

  • Ministerio de Obras Publicas (Caso del Camino) que pasa por Nuestra comunidad

  • Maltratos Físicos y persecución a comuneros y detención ilegal que se encuentran en la fiscalía militar.  

 Firmado

Juana Rosa Calfunao Paillalef
Lonko de la comunidad Juan Paillalef
Comuna de Cunco IX Región Temuco